Escudo de la República de Colombia

Compromiso Ético

cab_4

Es un convenio voluntario, individual y manifiesto de quien acepta guiar su conducta por valores éticos que fortalecen la condición humana en lo personal y comunitario. Por tanto, invita a que cada persona tome la decisión de suscribirlo de manera libre, a partir del entendimiento y la voluntad, lo que supone una participación activa. Así, el Compromiso Ético alienta el ejercicio de la autonomía de los miembros de la Institución para asumir obligaciones morales en búsqueda del bien común.

Valores del compromiso ético construidos por la comunidad universitaria:

Diálogo

Sus raíces día y logos provienen del griego, día significa a través y logos palabra o discurso. El diálogo se puede entender como una forma de llegar a consensos, solucionar conflictos y encontrar verdades a través de la palabra, del intercambio de ideas entre dos o más personas que tienen la voluntad de escucharse. El diálogo es una forma de comunicarse entre seres humanos que se reconocen como iguales y que buscan acuerdos inter subjetivos que estén por encima de sus diferencias, porque persiguen un bien común. En la Universidad el diálogo es un valor fundamental para el fortalecimiento de la ética de lo público, pues facilita el logro de consensos a partir del reconocimiento de la libertad de sus miembros para expresar sus opiniones, críticas y desacuerdos. Este valor se asocia con la capacidad de argumentación racional de los miembros de la comunidad universitaria, como mecanismo de confrontación de opiniones y de solución pacífica de conflictos.

Algunos de los comportamientos que ilustran la práctica del diálogo en la Universidad son:

  • Escuchar y atender a las personas.
  • Utilizar la argumentación como mecanismo de convencimiento.
  • Acudir a la razón y no a la fuerza en las discusiones.
  • Pronunciarse cuando algo no esté dentro de la normativa y cultura de la Universidad.
  • Abrir vías de comunicación ante los conflictos.
  • Expresar desacuerdos sin ofender ni descalificar.
  • Utilizar el diálogo para dar a conocer sus críticas y discrepancias.
  • Usar argumentos racionales y no ataques personales ante las ideas discordantes.
  • Apelar al diálogo para confrontar posiciones encontradas.
  • Recurrir al diálogo antes que a las instancias legales para solucionar desacuerdos.

Responsabilidad

Sus raíces provienen del latín respondere, que significa prometer a cambio, responder. El concepto de responsabilidad incluye tanto hacerse cargo de las consecuencias de sus actos como anticiparse a ellas, es decir, prevenir y evitar situaciones que causen daño a otros o al medio ambiente. En la Universidad se asocia con el cumplimiento de los deberes académicos, laborales y personales de sus miembros, a partir del ejercicio de su libertad y de acuerdo con la naturaleza, fines y principios establecidos en el Estatuto General. Los miembros de la comunidad universitaria destacaron el papel protagónico de este valor para el fortalecimiento de una ética acorde con el carácter público, nacional y estatal de la Institución, puesto que involucra los niveles individual, social, organizacional y ambiental. Algunos de los comportamientos mencionados para ser responsable en la Universidad son:

  • Fortalecer el comportamiento ciudadano de los miembros de la comunidad universitaria.
  • Asumir las consecuencias de sus propias opiniones y acciones.
  • Cuidar el medio ambiente y la vida en general.
  • Cumplir oportunamente con los compromisos acordados como profesor, estudiante o administrativo.
  • Evaluar y emitir conceptos (técnicos, académicos, entre otros) a partir de un análisis juicioso.
  • Considerar el impacto social, ambiental y económico de las decisiones.
  • Capacitarse continuamente para mejorar su desempeño laboral o académico.
  • Comprometerse sólo con lo que se puede cumplir.
  • Reconocer los errores propios y actuar para remediarlos.
  • Realizar las tareas con la misma calidad, independiente de si es supervisado o no.

Equidad

Sus raíces provienen del latín aequitas, de aequus, que significa igual. En este sentido, la equidad se refiere a que todas las personas son seres humanos iguales en dignidad y, por tanto, merecen un trato digno por igual. El concepto de equidad va de la mano con el de justicia, ya que parte de la capacidad racional de las personas para dar a cada cual lo que le corresponde, de acuerdo con sus derechos y deberes y teniendo en cuenta la identificación de las necesidades, méritos y características de los demás. Así, la equidad significa administrar justicia con base en unos principios éticos mínimos acordados por todos en un proceso de diálogo llevado a cabo en igualdad de condiciones. En la Universidad involucra el respeto por la igualdad de oportunidades, el trato imparcial a todos los miembros de la comunidad universitaria, el uso objetivo del poder y, en general, la no discriminación por ningún tipo de condición – étnica, sexual, generacional, ideológica o cultural. Algunos de los comportamientos mencionados para ser equitativo en la Universidad son:

  • Ofrecer igualdad de oportunidades a las personas.
  • Usar el poder para la búsqueda del bien común.
  • Aplicar las normas por igual a todos los miembros de la comunidad universitaria.
  • Tratar por igual a los miembros de la comunidad universitaria sean académicos, estudiantes, administrativos o contratistas.
  • Evaluar con objetividad al miembro de la comunidad universitaria que corresponda.
  • Seguir los estándares de evaluación establecidos para las convocatorias (docentes, administrativas, monitorías, becas, entre otras) sin preferencias.
  • Deshacerse del prejuicio “quien no está conmigo está contra mí”.
  • Asignar por méritos cargos, estímulos, reconocimientos y proyectos institucionales.
  • Distribuir las cargas del equipo de trabajo con criterios técnicos y objetivos.
  • Brindar los servicios de bienestar universitario a quienes realmente lo necesiten, sin, favoritismos.

Respeto

Sus raíces provienen del latín respectus que significa consideración, miramiento. El concepto de respeto se refiere al reconocimiento de todas las personas como sujetos, como fines en sí mismos que merecen atención y cuidado, lo cual se extiende a otras formas de vida y al entorno físico y ambiental. El respeto se relaciona con la tolerancia, pues parte de considerar en los demás características humanas que los hacen únicos e irrepetibles, lo que lleva a comprender, aceptar y abrirse a la diversidad. En la Universidad este valor responde al principio de la convivencia y buen trato y se asocia con el pluralismo y la aceptación de las diferencias de los miembros de la comunidad universitaria y de las culturas que la conforman, basados en el reconocimiento de derechos fundamentales como dignidad, libertad, igualdad y responsabilidad. Algunos de los comportamientos mencionados para ser respetuoso en la Universidad son:

  • Honrar la integridad física y moral de las personas.
  • Aceptar la diversidad de opiniones, enfoques, culturas y formas de ser de los miembros de la Universidad.
  • Tratar dignamente a las personas, sin hacer burla de sus características físicas, económicas o intelectuales.
  • Comprender y aceptar a los demás como son.
  • Evitar la generación de alteraciones que afecten las actividades de los demás.
  • Reconocer y aceptar el pluralismo religioso e ideológico.
  • Aceptar las orientaciones sexuales de las personas.
  • Hacer llamados de atención por faltas realizadas, pero sin ofender.
  • Esperar el turno correspondiente para acceder a un servicio.
  • Referir críticas a las personas en su presencia y no a sus espaldas.

Honestidad

Sus raíces provienen del latín honestitas, que significa honor, dignidad. El concepto de honestidad se relaciona con la responsabilidad, la sinceridad, la transparencia, la integridad y la coherencia entre lo que se dice y se hace. En este sentido, la honestidad contempla aceptar los propios límites para no mentirse a uno mismo, evitar las dobles agendas que dejan a otras personas al margen y cumplir los deberes de forma honrada.

Se asocia con el respeto a los bienes de la Universidad y de las demás personas, sean estos materiales o inmateriales. Los miembros de la comunidad universitaria enfatizaron en la importancia que tiene este valor para la generación de confianza y en la necesidad de seguir cultivando el rechazo a toda forma de corrupción que vaya en contra del bien común. Algunos de los comportamientos mencionados para ser honesto en la Universidad son:

  • Abstenerse de tomar los bienes de la Universidad para uso privado en detrimento del uso público.
  • Mantener la veracidad de la información académica e institucional.
  • Hablar con la verdad al referirse a académicos, directivas, estudiantes o administrativos.
  • Dar crédito al trabajo de otras personas.
  • Celebrar contratos que sean acordes con los requerimientos de la Universidad.
  • Negarse a ofrecer o aceptar sobornos.
  • Denunciar los actos de corrupción o cualquier acto que vaya en contra del bien común.
  • Respetar los bienes de los demás.
  • Decir la verdad a la Institución y a sus miembros.
  • Realizar las ejecuciones presupuestales de una manera clara y transparente

Pertenencia

Sus raíces provienen del latín pertinentia que significa pertenecer. El concepto de pertenencia se refiere a participar de un espacio común, real o imaginario, lo que permite sentirse dentro y compartir significados, metas, aspiraciones, valores e ideales.

Sentirse incluido se manifiesta a través de una historia colectiva de vínculos que se entretejen en el día a día, mediada por lazos afectivos que impregnan las relaciones así como las experiencias que en ellas se dan. En el fortalecimiento del sentido de pertenencia el amor por la Universidad juega un rol muy importante, ya que este sentimiento impulsa a los miembros de la comunidad universitaria a sobreponer los intereses de la Institución a los intereses particulares o personales, a cuidar los bienes tangibles e intangibles de la misma y a poner en alto su buen nombre como entidad pública, nacional y estatal. Algunos de los comportamientos mencionados para manifestar sentido de pertenencia por la Universidad son:

  • Cuidar los espacios institucionales como aulas, laboratorios, bibliotecas, cafeterías, zonas verdes, entre otros.
  • Poner en alto el buen nombre de la Universidad.
  • Velar por los intereses de la Universidad como bien público.
  • Proyectar el carácter público, nacional y estatal de la Universidad en sus relaciones y decisiones cotidianas.
  • Ir más allá del cumplimiento de las funciones (como profesor, estudiante o administrativo) para beneficiar a la Universidad.
  • Conocer la Universidad en sus diferentes contextos (normativo, histórico, cultural, entre otros).
  • Contribuir desde el quehacer al logro de la misión de la Universidad.
  • Participar en las actividades convocadas por la Universidad.
  • Brindar ideas para mejorar el desempeño de la Universidad.
  • Apoyar a la Universidad cuando lo requiera,

Solidaridad

Sus raíces provienen del latín solidus que significa sólido, soldado, unido. El concepto de solidaridad se refiere a la acción de unirse a otras personas y apoyarlas para el logro de sus fines. Tradicionalmente, la solidaridad se entiende como la ayuda a aquellas personas vulnerables, necesitadas o que han sufrido calamidades; si bien esta acepción es cierta, la solidaridad va más allá de un acto puntual o un apoyo circunstancial, pues significa también un encuentro con el otro. En la Universidad se refleja, interna y externamente, en el acompañamiento a personas o grupos sociales en sus proyectos de vida y en su quehacer cotidiano, con miras a ejercer un impacto positivo no sólo en los demás, sino también en sí mismos. Algunos de los comportamientos mencionados para ser solidario en la Universidad son:

  • Compartir información y conocimientos en caso de ser requerido.
  • Brindar apoyo a quien se encuentre con dificultades de salud, emocionales, económicas, entre otras.
  • Prevenir a otras personas ante la posibilidad de que cometan errores.
  • Compartir con otros las fortalezas personales.
  • Colaborar con los proyectos de los demás de manera desinteresada.
  • Hacer un poco más de lo estipulado para ayudar a otras personas.
  • Contribuir al desarrollo de la comunidad a través de actividades como la extensión solidaria y el voluntariado.
  • Asesorar al nuevo miembro de la comunidad universitaria para facilitar la
  • Adaptación al nuevo contexto.
  • Intervenir o denunciar cuando se presencia un atropello contra una persona o un grupo de personas.
  • Aplicar los conocimientos y experiencias en beneficio de la sociedad, especialmente de sus grupos más vulnerables.

[ ↑ ]